Las vacaciones más tristes de Mónica Cruz

La repentina muerte de Eduardo Cruz supuso una gran tristeza para los hermanos Cruz, aunque son conscientes que la vida tiene que continuar. Por ello Mónica Cruz, a pesar de doloroso momento que vive, tiene a su hija Antonella, de 2 años, con la que se le ha visto disfrutar en la playa durante unas vacaciones en Cádiz.

Mónica Cruz puso rumbo a la costa gaditana acompañada de su madre, Encarna, y de su hermano Eduardo, que se ha quedado unos días en España para acompañar a su hermana, tras la marcha de Penélope Cruz a Los Ángeles, ya que tenía que seguir rodando su nuevo proyecto cinematográfico.


Antonella, concebida mediante inseminación artificial se ha convertido en el mejor bálsamo para Mónica en estos duros momentos. Desde que decidió ser madre soltera, apartó su carrera como actriz para dedicarse por completo a la maternidad, aunque de vez en cuando es imagen de algún producto, por ello estas vacaciones junto a su familia le ha permitido poder compartir confidencias y ponerse al día.

Eduardo Cruz se dedica profesionalmente a la música y tiene fijada su residencia en Los Ángeles, por ello aprovechando la jornada playera se deshizo en halagos y juegos con su pequeña sobrina, a la cual adora. La pequeña se lo pasó a lo grande disfrutando de la arena, el mar y los perros de Mónica que también disfrutaron de la jornada.

Y es que, a pesar de que los padres de los hermanos Cruz se separaron hace muchos años e incluso su padre volvió a casarse, siempre mantuvieron una buena relación, de ahí su repentina muerte el pasado 18 de junio, a consecuencia de un infarto, cuando tenía 62 años, ha supuesto un duro golpe para sus hijos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *