Lily Allen, drogadicta desde los 18

lily allen 2

Lily Allen siempre da de qué hablar. Que deja la música, que no, que siempre sí, que se desconecta de internet, que las descargas ilegales, blah, blah, blah… Pues una vez más la cantante ha hablado y ha dejado salir un lado más oscuro de su vida personal, aunque a estas alturas ya no sorprende demasiado.

Entre otras cosas, la interprete de ‘Never Gonna Happen’ habló en una entrevista para la revista Q acerca de sus adicciones y todos los problemas que las drogas han traído a su vida, incluido un aborto espontáneo.

Pues claro que tienes problemas si tu primera rehabilitación es a los 18 años.

También nos cuenta acerca de lo gorda que se ve cuando mira su reflejo en el espejo. Al parecer Lily Allen sufre del trastorno de dismorfia corporal, una condición psicológica que hace que se vea más gorda de lo que en realidad es — es lo que deja querer ser una de esas modelos esqueléticas.

«La otra noche estaba sentada en la cama y miré mi reflejo en el espejo. Me dije “Dios, soy una cosa de apariencia graciosa“»

En fin, que para terminar pronto, Lily Allen lo pasa mal en su vida personal. Nadie puede negar su calidad musical, pero de poco sirve si uno no se siente satisfecho como ser humano.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *