Lindsay Lohan sigue teniendo problemas con la ley

A pesar de haber sido liberada hace tan solo unas semanas, Lindsay Lohan sigue teniendo problemas con la ley.
Esta mañana, la actriz de Mean Girls tuvo que presentarse ante la justicia de Los Ángeles para tratar el tema de su supuesto consumo de alcohol durante el arresto domiciliario que cumplió en su casa de Venecia, período durante el cual se la vió varias veces ofreciendo fiestas y barbacoas con amigos, familiares y (lamentablemente) botellas de alcohol por doquier.
Pero la mala noticia es que, además de tener que lidiar con estos pormenores, Lindsay tendrá que afrontar una demanda que finalmente le realizó una enfermera de la clínica de rehabilitación Betty Ford en la que se la culpa de abuso y malos tratos.

Lindsay, por su parte, se ha tomado la cuestión con calma y aclaró que esta mujer, Dawn Holland, solo quiere conseguir dinero y que ella no piensa darle con el gusto.

¡Bien dicho, Lindsay! Eso si, trata de no meterte en más problemas.
¿Qué opinas de la situación de Lindsay? ¿Podrá mantenerse al margen de los problemas aunque sea durante un tiempo?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *