Mañana llega la cuarta temporada de ‘Here comes Honey Boo Boo’

Honey Boo Boo

¿¿¿Quién puede pensar en el mundial y el partido de esta noche cuando mañana empieza la cuarta temporada de ‘Here comes Honey Boo Boo’??? Una ocasión así sólo se da una vez al año y no puede ser desperdiciada. Desde ya que me estoy preparando con bolsas de cinco kilos de bolitas de queso, baños de mayonesa en la bañera y muchos, muchos cupones de descuento. Así demostraré que existen pocos fans de Alana como yo. Las niñas de quince años le gritan a los One Direction, este gordo de treinta y nueve años le grita a June, a Alana, a Sugar Bear y al resto de animales de la familia.

¿Y qué puede tener un reality como ‘Here comes Honey Boo Boo’, que siempre se reboza en lo vulgar? Pues será eso, ¿no? Se puede disfrutar revolcada en barro y reunir a millones de fans para que te vean revolcarte cual cerda encantada de la vida. Se puede disfrutar comiendo de manera compulsiva y abriendo la boca para compartir con el mundo el proceso mágico de la masticación. Se puede disfrutar escondida en una bañera, escondida para intentar averiguar quién es la (o él, aunque sólo sea uno) que caga y no tira de la cadena. ¡Se puede disfrutar jugando a ‘Mystery Mouth’ sin terminar vomitando y muerto de la risa a la vez! No puedo evitarlo, me encanta.

En esta cuarta temporada de ‘Here comes Honey Boo Boo’ nos enteraremos de si al final Ana se fue a vivir con Michael, de si June va llorando por las esquinas por no poder tener en casa a la pequeña Kaitlyn, si Jessica sigue con su novio y de si, por fin, Pumpkin consigue dar las muestras de femineidad suficientes como para encontrar un novio. Lo de Alana, prota absoluta del reality, sigo sin entenderlo. Que alguien le encuentre una nueva afición, pero ya. No perdáis la ocasión de descubrir cómo se juega a ‘Mystery Mouth’ en el siguiente vídeo.

https://www.youtube.com/watch?v=Ay3CZWz01Jo


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *