Megan Fox, obsesiva-compulsiva

megan fox Megan Fox tiene manías, como muchos de nosotros, sólo que las suyas van más por el terreno de la limpieza. Al parecer la actriz no puede ir al sanitario sin antes poner una buena dosis de papel en el retrete, por aquello de las bacterias.

No es que tenga nada de malo, pero la situación ha llegado ya a limites insospechados, tanto que la propia actriz afirma estar cansada de su comportamiento. Y es que una cosa es hacerlo por higiene en el baño del restaurante y otra cosa es hacerlo en tu propia casa.

“Esto es enfermizo. Tengo una enfermedad, esto ya no está bien”, confiesa la actriz a la revista Allure.

La actriz también afirma que cuando va a los restaurantes no puede imaginarse comiendo con los utensilios del local en turno. De tan sólo imaginarlo, comienza a recordar las miles de bacterias y gérmenes que llevamos en la boca y no puede llevarse los tenedores ni las cucharas al paladar. ¿Significa esto que Megan Fox carga con sus propios utensilios de cocina? Pues al parecer sí.

Pero Megan, hija, para eso los lavan y en los restaurantes de lujo (como a los que vas) incluso hasta los desinfectan (o al menos eso espero y quiero creer).

Pues así es Megan, una obsesiva-compulsiva con miles de dólares y que lucha contra robots del espacio.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *