‘Paranormal Witness’: el niño perdido (VII)

Paranormal witness

Edwin y Lillian quisieron reunir toda la información posible acerca de la casa donde estaban viviendo. Revisando unos archivos encontraron que la casa había sido usada en tiempos de guerra como casa de prostitutas. Ahora todo tenía un poco más de sentido. Tal vez una de las prostitutas, madre de un niño pequeño, perdió a su hijo en la casa. En el sótano había un tanque de agua enorme. Ese era el lugar perfecto para que un niño curioso fuese a jugar, cayese dentro y muriese ahogado.

Edwin se despertó en la mitad de la noche y vio que Lillian no estaba acostada a su lado. Bajó a la planta de abajo para ver si estaba allí, pero tampoco la encontró. Sólo quedaba el sótano. Bajó de inmediato y allí estaba Lillian, cavando un agujero, como si estuviese buscando algo. Alguien le había dicho que debía buscar algo justo en ese punto del sótano. Y allí encontró un hueso pequeño, como si fuese la cadera de un niño pequeño. Eso era lo que había estado viendo y lo que estaba poniéndose en contacto con ellos desde que llegaron a la casa: una madre buscando a su hijo y el niño queriendo jugar, nada más.

Lillian y Edwin se fueron de la casa y aún no han logrado venderla.

Más información – ‘Paranormal Witness’: el niño perdido (VI)
Fuente – Paranormal Witness
Foto – Xplora


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *