‘Paranormal Witness’: las puertas del sótano (I)

Paranormal witness

Elaine por fin había conseguido salir de ese apartamento tan pequeño. Dos niñas adolescentes y un marido cuya simpatía era elevada a cero necesitaban más espacio para vivir. Encontraron el lugar perfecto: una casa de dos plantas más sótano en Brooklyn. La casa estaba en muy buen estado, por lo que lo de entrar a vivir sería sólo cuestión de una mudanza.

El hermano de Elaine quiso ayudarle con la mudanza y fue en ese mismo momento en el que se dio cuenta de algo en esa casa no iba bien. A eso había que sumarle el hecho de que sabía perfectamente que no se podía acercar a su hermana en plena mudanza y decirle: “Ah, Elaine, mejor coge tus cosas y vuélvete al apartamento, que en esta casa hay algo que seguramente te traiga problemas”. La mudanza terminó y el hermano de Elaine se marchó sin decirle nada.

Sólo había una parte de la casa que no le gustaba a Elaine. En el sótano habían dos pequeñas puertas, como si fuese una alacena, que daban a una parte de la casa que no había sido edificada. Sólo había un hueco con tierra en el que no cabía una persona de pie. Elaine prohibió a sus hijas que se acercasen a esas puertas y, mucho menos, que las abriesen. Para ella, dejar abiertas esas puertas, significaba invitar a alguien a que se quedase en su casa.

Más información – ‘Paranormal Witness’: el verdadero exorcismo de Connecticut (V)
Fuente – Paranormal Witness
Foto – Xplora


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *