‘Paranormal Witness’: …y líbranos del mal (III)

Paranormal witness

No era que hubiese que encontrarle el sentido a todo, pero algo como lo que acababa de ocurrir estaba claro que no era algo que se pudiese tomar como “normal”. Pero no acababa de ser nada más que el principio. Una mañana se encontraban los tres hermanos solos en casa. El pequeño acababa de entrar de la calle con los patines de una de sus hermanas puestos. Esos patines habían sido un regalo muy preciado para Lisa, por lo que al ver a su hermano con sus patines le gritó al instante que se los quitase.

De repente algo comenzó a ir mal. Una especie de rugido parecía venir de debajo del suelo. Sonó sólo durante unos momentos. Los tres hermanos se miraron extrañados, asustados. Pero el rugido volvió a sonar, esta vez casi pareciendo palabras, como si fuese un mensaje que no lograban entender. El suelo comenzó a temblar. Todos sabían que no estaba siendo un terremoto. Los hermanos salieron corrieron de la casa y esperaron en la calle a sus padres.

Roger y su mujer no entendían qué era lo que hacían sus hijos en la calle. Al verles llegar, los tres hermanos fueron directos a contarles entre gritos lo que acababa de pasar en la casa. Roger pidió a toda la familia que se quedasen en la calle mientras él entraba a revisar qué era lo que había podido pasar. Entró en la casa, muy despacio, miró a todos lados. Sólo había rastro de un vaso de leche que se había roto durante el temblor, un vaso de leche que se podía haber caído por el golpe de cualquiera de sus hijos.

Más información – ‘Paranormal Witness’: …y líbranos del mal (II)
Fuente – Paranormal Witness
Foto – Xplora


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *