‘Paranormal Witness’: …y líbranos del mal (V)

Paranormal witness

El mueble que Roger había construido para colocar todos sus libros de la escuela dominical ahora estaba tirado en el suelo del salón. Las biblias estaban esparcidas por el suelo, algunas abiertas y otras hasta con páginas arrancadas. Parte de la estantería estaba bloqueando la puerta de entrada a la casa. Roger comenzó a extrañarse de la tardanza de su hijo en abrir la puerta. Después de llamarle varias veces, el niño quitó las maderas de detrás de la puerta y la familia pudo entrar.

Lo primero que todos pensaron al entrar en la casa fue en que les habían robado, pero todos se dieron cuenta del mismo detalle: todo, a excepción de la estantería y las biblias, estaba en su sitio. Fuese quien fuese, o lo que fuese, sólo se había ensañado con el trabajo de Roger. Lisa y Lana fueron directas a ayudar a su padre a arreglar todo el desorden. Esa fue la primera vez las hermanas descubrieron la fragilidad y el miedo en su padre. Roger temblaba, intentaba esconder su llanto, pero le resultaba imposible.

Pero aún faltaba un último “regalo” por encontrar entre tanto desorden. Lisa, descubrió algo al final del salón que multiplicó su sorpresa y su terror. El mismo que acababa de destrozar la estantería de Roger se había molestado en hacer una especie de torre en forma de escalera de caracol con varias de sus biblias, una torre perfecta. Quien fuera había usado los libros sagrados como instrumento de juego; se burlaba de las creencias y la devoción de toda la familia.

Más información – ‘Paranormal Witness’: …y líbranos del mal (IV)
Fuente – Paranormal Witness
Foto – Xplora


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *