‘Paranormal Witness’: …y líbranos del mal (VI)

Paranormal witness

Mientras toda la familia hacía por organizar de nuevo todo ese destrozo, las gemelas intentaban calmar a su padre, pero Roger estaba lejos de calmarse. Él ya sabía qué era lo que estaba pasando en esa casa, y quiso que todos allí supieran lo mismo que él: “¡Es un demonio! ¡¿No os dáis cuenta?!”

La familia llamó al párroco de su iglesia para que bendijera su casa. El párroco fue, rezó, todos rezaron con él, deseosos de que ese mal abandonase su casa. La casa quedó bendecida. Por algunos días todo parecía haber vuelto a la normalidad. De nuevo todos volvían a disfrutar de su nueva casa y de su familia.

Tras unos días de paz todo volvió a empezar. Esta vez fue el pequeño de la casa, sólo en casa, quien comenzó a escuchar pasos en el ático. Los pasos sonaban muy fuertes, como si fuese alguien muy grande quien se estuviese paseando por allí. El niño no dudó en agarrar una linterna y asomar la cabeza al ático. Allí no había nadie. El chico bajó, soltó la linterna y cerró la puerta del ático. De repente, el mismo rugido que sonó el día de los patines, ahora parecía estar amplificado. El terror se apoderó del niño, haciéndole abandonar la casa y esperar a que alguien llegase para contarle lo que acababa de ocurrir.

Más información – ‘Paranormal Witness’: …y líbranos del mal (V)
Fuente – Paranormal Witness
Foto – Xplora


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *