‘PEKÍN EXPRESS’: Buscando un techo en Sudáfrica

Mar y Vanesa consiguieron dormir en una iglesia.

Esta es una imagen que hemos visto repetida en todas las ediciones de ‘PEKÍN EXPRESS’. No siempre la zona más lujosa es la mejor y ni mucho menos la más fácil a la hora de buscar una casa donde dormir.

A Inés y Pedro les tocaba vivir la parte positiva de este hecho. Familias en las que apenas hay para comer y mucho menos donde dormir, pero que los recibían con los brazos abiertos y ofreciendo absolutamente todo lo que pudiera hacerles cómoda su estadía durante la noche. Pedro, de sólo pensarlo, acababa llorando y asumiendo que cuanto más pobre es la gente que han encontrado, mejor les han tratado. Ironías de la vida.

A Mar y Vanesa les tocó la otra cara de la moneda. Sudáfrica, zona multirracial y casas en las que todo el mundo duerme en buenas camas y se duchan con agua caliente. Todo eran malos modos y malas contestaciones. Las hermanas sevillanas no se podían creer que fuesen precisamente “los blancos” los que les pusieran todas las pegas del mundo. Después de dar vueltas y de probar en un asentamiento okupa en el que no se quedaron ni un segundo, Mar y Vanesa acabaron en una iglesia en la que sí les dieron hospedaje. Ya sólo faltaba que hubieran dicho que no en la iglesia. Entonces ya sí que me salgo a la calle y me lio a pedradas con todo el mundo.

Web: PE


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *