‘PEKÍN EXPRESS’: Una caja negra con una penalización en su interior

David y Cuqui.

Una vez todas las parejas reunidas en Lusotho, el punto de reunión, y después de haber recargado las pilas con una buena cena, llegaba el momento de las votaciones. La pareja que más veces sonase tendría que cargar con una caja negra, la cual no podrían abrir hasta llegar casi a la meta, momento en el que descubrirían cuál sería su penalización.

Las rubias de Murcia fueron la pareja con más votos y por lo tanto las que cargaron con la temida caja negra. Jota y Freire volvieron a engancharse en otra discusión a la hora de elegir a qué pareja iban a votar. Jota es demasiado pasota y a Freire le pueden los insultos. Mala combinación, sí.

Tocaba buscar el libro rojo. Las rubias no tenían todas las de perder, ya que se les informó que, en el caso de llegar entre las tres primeras parejas al libro rojo y ganar la inmunidad, podrían pasar la caja negra a la pareja que ellas quisiera. Obviamente su objetivo eran Mar y Vanesa, las hermanas de Sevilla.

Como si todo hubiese estado preparado, las tres primeras parejas en llegar al libro rojo fueron Mar y Vanesa, Sara y María y Chinto y Pablo, tres habituales. La prueba para ganar la inmunidad iba más por el lado de la habilidad y la calma, cosa de la que las hermanas sevillanas no van sobradas. Las murcianas tampoco van sobradas de habilidad, así que fueron los hermanos Chinto y Pablo los que ganaron la inmunidad. Las rubias se quedaron con la caja negra y su penalización secreta.

Web: PE


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *