‘Perdidos en la tribu’: Tragando a Marie sin masticar

Perdidos en la tribu Marie

Ya lo decía 'La Agrado': "No puedo con las drags. Son unas mamarrachas."

Anoche se terminaban de confirmar mis sospechas. Marie, ni está preparada, ni le apetecía vivir la aventura que significa ‘Perdidos en la tribu’. Al menos me atrevería a meter la mano en el fuego y no quemarme a que no entendió el concepto del programa. No puedes llegar a una tribu, al último lugar del mundo y exigir eso a lo que tú llamas “higiene”. Más que nada cuando el trabajo que te han dicho que hagas, porque has ido a trabajar, es precisamente bañar a uno de los hombres. No puedes quejarte del color del agua y acusarles de guarros entre risas. Más que nada porque el lenguaje corporal es un lenguaje que entendemos todos en todo el mundo y, cuando se ríen de uno, uno lo pilla al vuelo.

Parece mentira que esta sea la segunda tribu por la que pasan los Bernhayer –lo sigo escribiendo mal, ¿verdad?- Ahora más que nunca culpo a Marie y sólo a Marie de los tumbos que está pegando la familia frente a las cámaras. Marie ha vuelto a amenazar a gente de la tribu con pegarles –incluso levantando la mano, gesto que entiende todo el mundo-, Marie se ha vuelto a burlar de la gente de la tribu, Marie ha vuelto a faltar el respeto incluso en uno de los consejos. Pero, tía, ¿tú de qué vas? Si por más “organizadora de eventos VIP” que seas, lo único que estás demostrando delante de todo el país es que no tienes educación ninguna, que eres una clasista de lo peor y que no mereces estar en el lugar que estás.

Una pena que el resto de la familia sí se esté integrando y viviendo la experiencia como hay que vivirla –hasta cierto punto, porque a fin de cuentas, son varios los que parecen cortados por la misma tijera-, pues esto es como siempre: pagarán todos justo por pecadores.

Más información – Marie confirma aquello de que “hay cosas que nunca cambian”
Fuente – PelT
Foto – Cuatro


2 comentarios

  1.   erika dijo

    Esta “señora” es el claro ejemplo del clacismo, el sentimiento de superioridad y la mala educación a causa de un exceso de soberbia, es bastante repugnante e irrespetuosa esta “señora”.

  2.   El Gato dijo

    Y anoche, cuando se enfrentó al jefe con el traductor, ya fue el colmo, jajajaja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *