Pesadilla en la cocina: El gusto es nuestro… y Yoli también (II)

Pesadilla en la cocina

La energía positiva siempre es buena para trabajar en equipo. Luego también toca diferenciar la energía positiva de la excesiva. Y esto, aunque no lo parezca, no es una crítica destructiva hacia la reina del restaurante, Yoli, la única capaz de reírse, cantar y bailar después de que Chicote sacase el lanzallamas. Y es que, ¿qué restaurante no tiene pelucas y megáfonos para sus trabajadores, verdad? Yoli, eres una crack.

El reto de Chicote en ‘El gusto es nuestro’ fue la organización y conseguir que Lolo, como propietario, consiguiera desarrollar la capacidad de mando que el lugar necesitaba. Todo equipo necesita de un líder que sea capaz de supervisar todo y organizar el trabajo de cada uno de sus miembros… pero ese no era el caso de Lolo.

He de reconocer que esta tercera “actualización” no me resultó tan espectacular como las dos anteriores, aunque también había que reconocer que lo que el sitio necesitaba era más un lavado de cara que otra cosa. Por ahora me seguiré quedando con los cambios de carta que Chicote ha hecho en los tres restaurantes que lleva visitados.

Ya con todo puesto en su sitio, la nueva carta y el equipo advertido de que sobraba más de uno, tocaba enfrentarse a la reapertura. ¿Qué faltaba en todo lo nombrado en la frase anterior? Faltaba ‘la nueva capacidad de liderazgo de Lolo’, que no estaba y de ahí que todo empezara mal otra vez. Una vez que Lolo sacó las pelotas a dar un paseo, ‘El gusto es nuestro’ pudo demostrar que un cambio a mejor siempre es posible.

Pesadilla en la cocina

Más información – Pesadilla en la cocina: El gusto es nuestro… y Yoli también (I)
Fuente – Pesadilla en la cocina
Foto – La Sexta


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *