#QQCCMH: Blanca y radiante va la novia, el novio y hasta el tato (IV)

#qqccmh final

Y vamos a terminar con Leo. El argentino no podía tener un final como el de todo el mundo. Leo tenía que llevar a su violinista de fondo para que le diera a su momento el toque romántico adecuado. Pero hay hechos que siempre escapan de la decisión de uno mismo.

Leo seguía manteniendo a sus dos últimas chicas: María y Marta. El argentino cada vez tenía más claro cuál parecía ser su chica favorita, pero su no decisión terminó en el abandono de la misma: Marta. La catalana desapareció del mapa dejando sólo un mensaje a Leo en el que dudaba de su amor hacia ella por el simple hecho de que aún siguiese allí María. La cara de la andaluza cambiaba por completo al ver que Marta había puesto tierra de por medio. María no podía esconder la sonrisa. Pero ahora era Leo el que no sonreía. Y no solo eso… sino que además soltaba un “Marta es la mujer de mi vida” en modo martillo frente a María que dejó a más de uno con la boca abierta. ¿A alguien más le hubiese gustado que Leo hubiese tenido la delicadeza suficiente como para despedir a María en condiciones? Realmente no parecía el mismo Leo que días antes tonteaba y llegaba a más con una María que se dejaba querer encantada de la vida. Este ha sido el momento que me ha resultado menos caballeroso de la edición… y mirad que hemos tenido cientos de Víctor.

¿Y hubo final feliz? Hubo final feliz. Leo acababa yendo en busca de su amor -violinista incluido- y conseguía convencer a Marta de que esa historia era cosa sólo de dos. Ya con todos en el salón de celebraciones y con una Silvia dándolo todo por perdido, Marta entraba por la puerta y salía de allí con anillo y con novio. Y ahí que siguen… y encantados de la vida, oiga.

Más información – #QQCCMH: Blanca y radiante va la novia, el novio y hasta el tato (III)
Fuente – QQCCMH
Foto – Cuatro


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *