‘¿Quién quiere casarse con mi hijo?’: Jugando a las telenovelas de infarto -Luís Ángel-

Juan Carlos y Crístofer

Pero luego tenemos a y aquí sí que tenemos el culebrón formado del todo. Mari Carmen ya le venía anunciando que algo se olía entre Crístofer y Juan Carlos, pero Luís Ángel parece que no quiso ver más allá de su nariz. El dilema estaba en que Crístofer le gustaba para una noche loca y Juan Carlos para el resto de las noches. Lo malo vino cuando Juan Carlos pasó el primer día en París frío como el hielo con Luís Ángel mientras este aseguraba que quería recuperar la complicidad de los primeros días.

Hasta aquí todo podría quedar en un simple desencanto. Eso se podría arreglar. Ahora venía el turno del eterno segundo, Crístofer. Luís Ángel quiso aprovechar después de haberse quedado con tres palmos de narices y más solo que la una en su habitación la noche anterior. Crístofer prefirió jugar a sus juegos de siempre, “te caliento y me aparto”. Pero llegada la hora de la verdad de nuevo Luís Ángel acababa yendo sólo a su dormitorio.

¿Y donde está toda la sorpresa? Pues la sorpresa está en que, una vez que Crístofer llegó a la habitación que comparte con Juan Carlos, ambos se recibían a lengüetazo limpio mientras se tumbaban juntos en la cama. Conclusión: la historia de amor se cierra entre pretendientes y, el que debería ser el casado, parece quedar en un triste mamporrero.

Será mañana lunes cuando conozcamos el final de todas estas historias y, no sé por qué me dará por pensar esto, pero creo que serán pocos los que saldrán emparejados de semejante festival.

Más información – Jugando a las telenovelas de infarto -José Luís y David- – -Daniel y Rubén-
Web oficial – QQCCMH


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *