The Real World EX-plosion: reconciliaciones y despedidas

The Real World

Jenna y Jay

Cuando una mala situación llega a ese extremo en el que el siguiente paso dentro del caos ni siquiera importa sólo pueden ocurrir dos cosas: o implosiona o se arregla por pura inercia. La casa de ‘The Real World EX-plosion’ es el ejemplo perfecto. Las historias de sus habitantes giran todas en torno a lo mismo: parejas rotas que tienen que volver a convivir por un motivo ‘equis’, el resurgir de sentimientos por parte de algún miembro de la pareja mientras que el otro revolotea cual ave zorra por la discoteca. Y como cada persona es un mundo, cada reacción también lo es. Mientras unos lloran los besos del otro, otros optan por repartir leches a diestro y siniestro en busca de calmar ese dolor del corazón roto a base de hostias.

Pero la calma tenía que llegar y por cojones. En el caso de Jay, su obsesión con el flirteo en las discotecas casi le lleva a perder para siempre a una Jenna que casi lloraba más por costumbre que por otra cosa. Nadie en la casa puede entender como un pibonazo como Jenna puede estar con ese medio cuesco que es Jay. Pero el amor es lo que tiene. Jenna terminaba perdonando por vez mil quinientos a un Jay que decía: “ahora eres mi novia, mi novia de verdad, es oficial”.

Lo de Thomas ya era diferente. Esta vez él había encontrado a otra persona, Jamie, y era Hailey la que estaba como loca intentando arrancarle la cabeza. Pero hasta ella entendió que, antes de tomar ninguna decisión, hay que esperar a que todo se enfríe. Thomas quería por todos los medios que Hailey se fuese de la casa, pero Hailey aún no estaba preparada. No fue hasta no arreglarse con Thomas que no saliese de su boca la confirmación de irse. No hay nada como irse de buenas, con todos los problemas resueltos. Así sí que se puede hacer eso de “volver a empezar”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *