Snooki & Jwoww: una casa sin ladridos no es normal

Snooki Jwoww

Roger entraba a la casa y había algo que en el ambiente que no era normal. Jenni estaba en el salón, los perros también… ¿qué era lo que no funcionaba en esa casa? ¡No había perros ladrando como locos! Jenni había vuelto de la visita al adiestrador y le estuvo contando cómo fueron las cosas por allí, cómo el dóberman hacía caso de su dueño y cómo sus propios perros hacían más caso al adiestrador que a ella misma.

Roger no solo no podía creer lo que estaba viendo, sino que además no terminaba de creérselo. Eso de entrar en la casa y ver a los perros durmiendo sin armar escándalo era algo que hacía tiempo daba por perdido, así que conseguirlo así tan de repente no podía ser normal. Roger no dudó en preguntar en voz alta lo que le pasó por la cabeza: “Jenni, ¿has drogado a los perros?”

Jenni, cual madre coraje de sus perritos, juró que nunca había drogado a sus perros. Roger empezó a creer que un cambio en los perros de la casa aún era posible. Así que, ahora que todo estaba en calma, tocaba visitar al segundo adiestrador de la familia: era hora de acudir a la terapia de parejas.

Más información: Snooki & Jwoww: estamos listos para irnos


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *