Supervivientes: avivando fuegos y escupiendo gafas de buceo

Supervivientes Bibiana Yong Li

Después de una primera semana cargada de accidentes, abandonos, expulsiones y visitas del doctor, la vida en las islas parece haberse asentado por fin. Siempre la primera semana acaba siendo igual que una caja de bombas. Los que parecían favoritos son los primeros en renunciar, los fuertes se accidentan y las nominaciones acaban por caer en los que no tienen que caer. Siempre igual… y no cambiamos, que es peor.

Pero pasada la primera semana la cosa cambia. Ahora les vemos pescar, y a los dos grupos, que cualquiera diría que los bonitos estaban esperando alimentarse de esponjitas y chuches por el estilo… pero no…  que se han puesto las pilas como los que más. Además hasta han conseguido reavivar un fuego que estaba prácticamente apagado y hasta han ganado dos gafas de buceo en la última prueba de recompensa contra los de Cayo Paloma, juego muy reñido, por cierto. Mensaje para Chiqui: verte escupir las gafas y ver el pollo chorrear por el cristal no fue nada agradable. Fin del mensaje.

Así que Isla Bonita empieza a ser protagonista, que en los primeros días parecía un poco segundona. Y es que en Cayo Paloma se salvan Yong Li, Rafa Lomana y Leo. Vale que Bibiana es la reina de la cámara y cuando abre la boca consigue ser jodidamente encantadora y divertida, pero me encantaría verla más activa, ya que en los resúmenes casi siempre aparece sentada de charleta. Pero que conste que no va en plan “crítica destructiva”, que luego en las pruebas se embarra como la que más. Las críticas guays se las guardo a Katia, que de ser insoportable, entiende y mucho. ¡Cansina! En papelón en la barca con lo de encontrarse mal fue infumable.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *