‘SUPERVIVIENTES’: La lasaña injusta -Resumen 16/06/10- (II)

Apareció el mensaje del Cadejo. Esta vez serán cuatro los supervivientes que cruzarán el manglar para someterse a su prueba. Los cuatro supervivientes deben ser elegidos entre ellos mismos. El mensaje les advierte que deben pensar bien quienes serán los que acudan a su llamada. Los elegidos han sido los cuatro que faltaban por ir: Parri, Mireia, Perdi y Guille. Los cuatro cruzaban el manglar pensando en la quizás forma de hamburguesa de la tentación, o de si les tocaría elegir el tubo que Rafa perdió y quedarse de nuevo sin comer. El resultado fue todavía más cruel, pues al llegar descubrían que, gracias a ellos, sus compañeros podrían disfrutar de una rica lasaña por tiempo limitado. Dispondrían de siete minutos para comerla y después se les retiraría el resto. Como era de esperar, la culpa entre los agraciados con la comida solo duraba unos segundos. Rafa había salido a pescar -no sin antes liar otras de las suyas por no encontrarse el saco de Oscar en el estado que el señor necesitaba, amenazando con no salir a pescar- y Román corría en su busca para empezar a comer. Una vez todos juntos, era Rafa quien hacía el reparto de la lasaña. Mª José prefirió meter la mano la última para evitar reproches de Rafa, aunque no lo consiguió, pues hasta siendo la última en comer, el valenciano tuvo un dardito para tirarle, “Joder, Mª José, vaya trozo te has cogido”. Viendo que se pasaban los siete minutos, Mª José ofreció su trozo de lasaña para quien quisiera coger. ¿Quien era el primero en meter la mano?. Rafa, claro.

Los siete minutos se cumplían y la inspectora de la prueba les comunicaba que debían dejar todo encima de la mesa. Algunos hicieron caso y otros… otros salieron corriendo con las manos repletas de lasaña y la boca tan llena que no termino de entender como pudieron respirar durante las zancadas que dieron. Fueron Román y Trapote los que echaron a correr, aunque para nada, pues no hay nada como una buena amenaza de expulsión para que todos vuelvan como cachorritos amaestrados.

Rafa ha ido a pescar y ha vuelto bien cargado de pescado. Los supervivientes se aseguran de nuevo una buena cena. Todo podría marchar perfectamente, de no ser porque Rafa ha encontrado otro motivo para quejarse. Esta vez ha sido que, de no haber sido por Román, él no hubiera disfrutado de la lasaña, “Si por los demás fuera, yo me podría haber ahogado”. Parece que el señor hubiera preferido que todos fueran a recibirle en procesión.

Mireia también anda demasiado tensa estos días, aunque en esta ocasión tenga una razón que, aunque no vaya con ella, es más que apta. Mireia se ha dado cuenta de que Deborah no tiene ningún polar para dormir por las noches y ha descubierto que Trapote tiene dos. Mireia ha saltado tanto delante de ella como en el confesionario, diciendo que es totalmente injusto lo que hace. Debi ha preferido no echar leña al fuego diciendo que ella con su ropa duerme muy bien y que, en el caso de pasar frío, lo arregla acurrucándose a algún compañero.

Recordad que esta noche, durante la gala de expulsión, una nueva concursante pasará a engrosar la lista de mal encarados de la isla. Y no, muy injustamente no será la Devo.

Web: Supervivientes


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *