‘SUPERVIVIENTES’: Robando cocos y perdiendo jabones (I)

La frase de Tatiana ya lo dice todo, ¿verdad?

Vivir en Cayo Paloma es lo que tiene. Un lugar tan pequeño y un grupo de urracas tan extenso sólo puede desembocar en un constante criticar. Rosa no ha perdonado a su grupo la nominación del jueves pasado. Curiosamente, ahora vemos a Rosa del mismo modo que pudimos ver a Arturo la semana pasada: de risas y critiqueos con Sonia y Toni. Un comportamiento bastante peligroso teniendo en cuenta los resultados de las expulsiones de las últimas semanas. Pero bueno… no mentaremos al demonio.

Que sí, que tienen hambre y en Cayo Paloma sólo hay cocos. Entre todos han ido reuniendo los cocos que han caído de las palmeras. Toni hizo algo así como un intento de repartir los cocos entre todo el grupo, pero parece que todo quedó en la idea, ya que ahí cada uno coge lo que le da la gana y cuando les da la gana. Normal que luego se pongan a parir a la espalda. Jéssica se está llevando la peor parte, y es que es precisamente ella, con esa dulce languidez tan suya, la víbora más grande que ha parido madre, siempre observando y yendo con el cuento a todo el mundo de cada movimiento de Rosa y compañía –entiéndase por compañía a Sonia y Toni, claro-. Así que, hoy por hoy, podemos confirmar que Jéssica es una versión de mona de Toni Genil.

Web: SV


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *