Suri Cruise sigue siendo la “pequeña princesa” de papá

A Suri Cruise le encantan las cosas caras y sus papás lo saben, por eso se la pasan consintiendo a la niña y le conceden todos sus deseos.

Si quiere tender un guardarropa de miles de dólares, se lo dan, si quiere un pequeño vehículo de 30 mil dólares, se lo dan, si quiere zapatos de diseñador, se los compran y si quiere que su disfraz de Halloween cueste 6 mil dólares pues eso se gastan Tom Cruise y Katie Holmes en el atuendo para la niña.

Menos mal que la pequeña Suri Cruise es hija única, si no el patrimonio de Katom ya se hubiera ido a quién sabe dónde hace bastante tiempo.

Resulta que la pequeña Suri quiere disfrazarse de princesa el próximo 31 de octubre para salir a pedir golosinas y el vestido que quiere cuesta la friolera de 4.500 euros. Es que la tiara debe de tener diamantes de verdad, de otra manera no me explico por qué el precio tan elevado.

Ay con los famosos y sus excentricidades, aunque si yo tuviera el dinero que tienen los Cruise probablemente me gastaría millonadas en mi hija también (si la tuviera, claro).


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *