‘Telecinco’ vs. ‘Antena 3’: Belén Esteban: 1 – Humberto Janeiro: 0 (II)

Estaba más claro que el agua que ‘Sálvame Deluxe’ iba a contraatacar con Belén Esteban. ¿Cual fue la diferencia entre Belén y Humberto?. Los argumentos. El patriarca de los Janeiro, entre titubeos y segundos muertos pensando respuestas no pudo combatir contra las respuestas de la Esteban. Y es que hay que ser caradura para embolsarse un pastizal a cambio de tres frases de mierda y sobre todo cuando por una te puedes ganar una buena demanda que, además, tienes todas las de perder. “Belén Esteban sigue viviendo del cuento de su hija”, “La demanda le va a costar muy cara” y “Belén Esteban explota a su hija” fue todo el “desenmascare” que el tigre pudo ofrecer.

Belén, como siempre entre aciertos y equivocaciones, dijo la mayor de las verdades que jamás se han escuchado de su boca, “Yo se que hablo demasiado de mi vida. También estoy día tras día en televisión y hablo de más cosas. Pero que alguien me diga, en diez años, y de todas las cosas que he dicho, cuantas veces he caído en una contradicción. Nunca”. Y es cierto. Los argumentos de Belén siguen siendo los mismos. Y eso, aunque de una repetición constante se trate, también es la muestra de la certeza de los mismos. Pues ni siquiera la voz que pudo hacerle la contra lo hizo.

No hay color, señoras y señores. No hay competencia alguna cuando los dos equipos se forman, uno por una mujer, por muy ordinaria que sea -que lo es-, que entre burrada y burrada, lo que deja ver es a una familia unida y dispuesta a pelear por todo, y otro por otra familia, por desgracia repleta de grietas, donde incluso existiendo gente que realmente hace por buscarse su lugar, no pueden evitar verse salpicados por la mierda de segundos cercanos, consiguiendo que personas y “proyectos de” se vean constantemente rodeados de suciedad.

No hay otra. Cuando Belén y sus fallos tienen razón, tienen razón. Aun estoy esperando a que recurra a cualquiera de las patrañas del tigre para embolsarse un duro.

Fuente: Sálvame


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *