‘The Pauly D Project’: demasiadas metidas de pata en una sola persona

Pauly D

Doy más que por hecho lo de que cualquiera perdería un poco el norte estando en Las Vegas, añadiéndole el extra de si para colmo estás hospedado en una de esas suites de dos plantas con ascensor dentro de la habitación y con todos los gastos cubiertos… vamos, como una estrella.

Pero lo que no se puede permitir es estar en Las Vegas gracias a un contrato de trabajo -ese que siempre has soñado tener- y que alguien de tu entorno ponga en peligro esta nueva situación. Viajar con amigos mola, pero viajar con amigos por asuntos de trabajo, cuando esos asuntos de trabajo sólo incumben a uno de ellos, puede dar pie a situaciones incómodas. Vale que los amigos de Pauly D son todos parte del equipo, pero parece que no todos están viendo este viaje con los mismos ojos.

El mayor grano en el culo que le ha salido a Pauly D es su amigo Ryan. Sus borracheras violentas casi ocupan más minutos de programa que el propio protagonista durante cualquiera de sus trabajos. Menos mal que Biggie y Jerry hacen por controlar a Ryan durante sus momentos etílico-destructivos, aunque no siempre es posible controlar a un jodido borracho en busca de bronca. Lo peor es que encima el animal este parece no ser muy dado a las disculpas, así que quién sabe qué puede llegar a pasar si sus pedos violentos se siguen sucediendo mientras es la cabeza de Pauly D la que está en juego.

Más información – The Pauly D. Project: ¿nos vamos a Las Vegas?
Fuente – The Pauly D. Project
Foto – MTV


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *