Un Pascual para Corina (II)

Corina

¿Lo mejor del cuento, después de la decisión de Corina? La última palabra: “CONTINUARÁ…”

Diego o Pascual, Pascual o Diego… la cabeza de Corina daba tantas vueltas que la pobre princesa terminaba llorando en el momento clave de su decisión. Como buen cuento, esta decisión dependía de un zapato. Corina daría un zapato a cada conquistador y sólo un zapato, o quizás ninguno, entraría en su pie.

Gabriel, padre de Corina, no faltó a la gran cita de su hija. Ni Gabriel, ni “el bebé de Corina”: Pancho. Uno de esos momento tan simplecitos y tan fáciles en los que siempre terminas -toda persona que adore a los animales- soltando una risa y un buen par de lagrimas. Gabriel ya se había encargado de dejar muy claro que su pasión por Pascual era igual a cero. Del resto tampoco es que opinase demasiado… simplemente prefirió volcarse en su poco feeling con Pascual.

Pero la decisión final sólo dependía de Corina, una Corina que no podía evitar echarse a llorar ante la presión de la última eliminación. Diego había sido su favorito desde el minuto uno de programa y su atracción por él era más que evidente. Pero Pascual había hecho méritos para situarse en primera posición… y así fue. El zapato de Diego no entró; el canario no fue el elegido. Todavía quedaba la posibilidad de que el zapato de Pascual tampoco fuese el indicado y que Corina se volviese a casa con su padre y Pancho. Pero no fue así. El zapato de Pascual entró. Y que no me digan a mí que los besos que se dieron, las miradas que se lanzaron, no eran de verdad, porque podría reír hasta ahogarme y escupir sangre… y, la verdad… no me apetece ponerme ahora a escupir sangre por culpa de una tos. ¡Con el calor que hacer! ¡Qué horror! Se me ha puesto hasta mal cuerpo. Voy a por un chupito de absenta, que dicen que es bueno para el cuerpo.

Más información – Un Pascual para Corina (I)
Fuente – UPPC
Foto – Cuatro


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *