‘Un príncipe para Corina’: aquí hemos venido a divertirnos (I)

Corina

Hablar de ‘Un príncipe para Corina’ es uno de esos placeres que todo el mundo debería darse. Sentarse en el sofá, una buena cerveza y una bolsa de patatas fritas de esas que metes el brazo entero dentro y no se acaban nunca. Es como un ritual, todos los pasos son necesarios, y es que el programa bien lo merece.

Aquí hemos venido a divertirnos, punto y final. Si queremos ver ‘chicos diez’, veremos ‘Mujeres y Hombres y Viceversa’. Pero si lo que queremos ver es a hombres de los de verdad, de los del terreno, entonces veremos ‘Un príncipe para Corina’. A Corina Nadia Randazzo -un nombre de princesa para una princesa de verdad- le han ofrecido todo un ramillete de hombretones en el cuál escoger al príncipe de sus sueños.

¿Pero dónde está el hombre perfecto? ¿Por qué buscar entre los típicos guapos que adornan el lado izquierdo de la cama y nada más cuando vivimos en un mundo lleno de hombres cuyas virtudes brillan como diamantes? Si algo hemos aprendido viendo hasta la saciedad ‘La Bella y la Bestia’ es que la belleza está en el interior… aunque ese interior esté lleno de tripas y sangre y lo llenes de hamburguesas a diario. Todas esas tripas, sangre y hamburguesas también pueden ser bellas.

Más información – ‘Un príncipe para Corina’: una versión del cuento muy particular (IV)
Fuente – UPPC
Foto – Cuatro


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *