‘Un príncipe para Corina’: Brian y la calabaza de ida y vuelta

Corina

Brian se libró la semana pasada de un calabazazo por una simple razón: tenía que ser él quien le contase a Corina lo que había ocurrido con Alyson en su ausencia. Brian aceptó esa condición sin ningún tipo de problema. Pero las cosas no se podían quedar así, todo tan fácil y tan claro… y menos con una Bruján deseosa de conflictos como la de anoche.

¿Cómo se arregla eso? Muy fácil. Hacemos un montaje de las imágenes de forma que primero veamos a Alyson abrazando a Diego -la imagen de cuando Alyson decía a Diego que no se preocupase, que Corina, si de verdad le quería a él, iba a volver queriéndole igual- y acto siguiente aparezca el beso de Brian… pero sin que se viese que era el boxeador, claro. La cara que se le quedó tanto a Corina como a Nahir ya la conocéis. Casi fue hasta cruel ver cómo Diego tenía que dar explicaciones de algo que no había hecho cuando él ya había visto el beso de Corina y Pascual en Roma. Ay… me encantó… no lo puedo remediar.

Una vez resuelto el embrollo del beso secreto sólo quedaba dar la calabaza. Corina pidió “al valiente” que diera la cara. Hablamos de Brian, él no tiene problema alguno en dar la cara, al revés, siempre pecará de lanzado -y nosotros lo disfrutamos así, claro-. ¿Qué hizo Brian? El boxeador tuvo los santos cojones de coger la calabaza y dársela él a Corina, porque él “ya había encontrado a su princesa”. Esa escena me hizo imaginarme a la bruja de Blancanieves bebiendo chupitos de tequila como una loca, totalmente destrozada y desquiciada. Brian, hijo mío, así todo bestia parda que eres, no hay verdad más grande que la de que eres un crack. ¡No me digáis que no fue ÉPICO ese momento en el que la calabaza pasaba de mano en mano!

Más información – ‘Un príncipe para Corina’: …y Pascualito por fin consiguió su beso
Fuente – UPPC
Foto – Cuatro


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *